martes, 26 de abril de 2016

Currucas

Curruca capirotada Macho
Curruca Capirotada Hembra
Curruca capirotada M
Curruca Mosquitera
Curruca Zarcera
Curruca zarcera
Curruca capirotada macho
Curruca Capirotada  macho
Curruca capirotada hembra
Curruca Capirotadam hembra


 Curruca Capirotada 

El capirote es la marca distintiva que da nombre a esta especie y que permite identificarla fácilmente; el resto de su plumaje es más bien discreto.

La muda se inicia a mediados de julio. Las currucas capirotadas apenas se mueven y pasan desapercibidas. Después de un período de silencio, hacia mediados de agosto, se oyen otra vez sus voces claras entre los sotos.
Aunque es común criando en casi toda España, aparecen en mayor número en invierno con la llegada de multitud de aves procedentes de otros puntos de Europa. Hacia finales de septiembre arriban las avanzadas, pero es en octubre, particularmente, cuando llega el grueso de aves, que inverna principalmente en todo el centro y sur.


Curruca Mosquitera

Las Currucas Mosquiteras son escondedizas y pasan la mayor parte del tiempo entre las matas. En terreno abierto no llaman exageradamente la atención, ya que su plumaje pardo liso es muy discreto. Por su canto se las descubre enseguida, incluso cuando lo emiten desde un posadero bien oculto.
Estas currucas llegan a nuestro país procedente de África central y meridional desde fines de marzo o mayo, instalándose para criar en casi toda la mitad norte de la Península y localmente en la mitad sur. La parada nupcial del macho consiste en despliegues de la cola y movimientos de las alas, de cara a su pareja; el mismo comportamiento realizado por la hembra sirve como maniobra de distracción para proteger sus pollos de los intrusos. Antes de elegir definitivamente un sitio para nidificar, el macho construye varios nidos de «prueba».


 Curruca Zarcera

Las currucas zarceras no son tan escondidizas y discretas como otras; el macho se posa al descubierto en la rama de un arbusto para lanzar al aire su breve pero dulce canto. Elige su territorio tan pronto como llega a España y puede emparejar con la primera hembra que pase por el mismo. El cortejo nupcial puede ser violento por ambas partes. El macho persigue a la hembra de cerca, con un trocito de hierba en el pico, y luego se lanza sobre ella con cortos estallidos de canto, como si la atacara. La hembra responde extendiendo las alas y la cola y saltando sobre el macho, como para alejarle: en el último momento el macho retrocede.
La Curruca Zarcera vive en un amplio número de hábitat, como campos con maleza no muy espesa, linderos de bosques y terrenos con ortigas, zarzales, aulagas y otros arbustos. Pasada la estación de cría a veces visitan jardines, alimentándose en ellos con frutos blandos; luego, parten para África. Durante los pasos es más común en el norte, noroeste y sur del país, con numerosas aves procedentes de otros puntos de Europa. En las zonas central, meridional y oriental nidifica sólo a partir de una cierta altitud.